in

El vídeo viral de un santuario animal vegano que separa a los gallos de las gallinas ”porque las violan”

El colectivo Almas Veganas, que en sus terrenos acoge a animales rescatados que están en la esclavitud para darles una vida digna, es noticia a raíz de un vídeo en el que defienden separar a los gallos de las gallinas ”para evitar que las violen”.

El vídeo viral de un santuario animal vegano que separa a los gallos de las gallinas ''porque las violan''

”Tuvimos que separar a los gallos porque no queríamos que las violaran aunque fuera su naturaleza”, explican.

El colectivo se define como ”Antiespecista, transfemenista, libertaria y ecologista” y en un segundo vídeo explican que puede deducirse que ”la gallina no quiere ser montada por el hecho de que quiere huir, intente escapar y, además, sea herida a veces de gravedad por los espolones de los gallos”.

Los separaron ”para evitar que se reprodujeran”. ”Era mucho más violento separar a las gallinas de los huevos ya fecundados”.

En el primer vídeo se puede ver cómo estallan dos huevos contra el suelo delante de las gallinas y después dicen que ”los huevos son de las gallinas” y que se los devuelven ”porque son suyos”.

En el segundo vídeo defienden ser un santuario, no una explotación o una ganadería y que, por ello, no buscan la reproducción de los animales.

”Los huevos son de las gallinas, son suyos, por eso los ponen ellas, es su menstruación. Comérselos es robárselos y financiar la esclavitud animal”, explican.

”Todo lo que estáis viendo ahora mismo en huracanes, tsunamis, cuando queman muchos puntos del planeta… Es el capitalismo que se mete en medio para ganar dinero a costa del planeta y de los animales”, afirman. “O eres vegane o financias la esclavitud animal. Comer animales es fascista”, terminan.


31 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Momento en el que un oso polar hambriento sorprende a una foca

Llega el fin de semana y Jessie lo sabe