in

Un sacerdote promueve la adopción de animales abandonados llevando perros, gatos y demás fauna a sus misas

João Paulo Araujo Gomes es un sacerdote brasileño que se ha convertido en todo un ejemplo a seguir. Desde hace años, utiliza sus misas para concienciar a la gente sobre el abandono animal y promueve la adopción.

Un sacerdote promueve la adopción de animales abandonados llevando perros, gatos y demás fauna a sus misas

João acoge a los perros que encuentra abandonados en la calle en su Parroquia de Sant’Ana Gravatá, en Brasil.

El párroco lleva a los animales a sus misas para que sean adoptados por otras familias y encuentren un nuevo hogar en el que ser felices.

Un sacerdote promueve la adopción de animales abandonados llevando perros, gatos y demás fauna a sus misas

”Esta idea comienza porque un grupo de personas llegaron a la iglesia a vender galletas para hacer obras de caridad, pero yo les propuse recoger a los perritos, adoptarlos y permitirles estar en la iglesia”, explicó en una entrevista.

Un sacerdote promueve la adopción de animales abandonados llevando perros, gatos y demás fauna a sus misas

La adopción de los animales está completamente controlada por él mismo y se realiza en dos fases: primero, “la permanencia de los animales en la iglesia, que lo complementamos con un comedor que funciona siete días a la semana”; y, segundo, “cuando se le da atención a los perros que llegan heridos”.

“Sueño con una casa de paso, con un pequeño hospital veterinario, un lugar donde los animales callejeros muy enfermos, heridos y en estado crítico puedan ser auxiliados, recuperados y puestos en adopción. Dinero no tengo, recursos me faltan, pero tengo fe”, publicó el sacerdote a través de su cuenta de Facebook.

Instagram


7 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

2020 REWIND: Grandes momentos para recordar en este año de mierda

Rescatan inconsciente en el agua a un joven arrastrado por una ola mientras corría por un malecón del País Vasco