in

Un policía paga de su bolsillo cuatro potitos sustraídos en un supermercado por un padre de familia y lo deja marchar

Ocurrió en un supermercado del centro de Zaragoza. Un hombre de unos 35 años escondió entre su ropa cuatro potitos asegurándose de que nadie lo había visto e intenta salir del establecimiento. Pero cuando iba a hacerlo, el vigilante le da el alto y le dice que no puede irse y avisa a la policía.

Un policía paga de su bolsillo cuatro potitos sustraídos en un supermercado por un padre de familia y lo deja marchar

Al cachearlo, el vigilante le encuentra los potitos, con un precio cada uno de entre uno y dos euros. En situaciones como esta el protocolo manda llamar a la Policía. Varios clientes que presenciaron la escena se ofrecen a pagar los potitos. El detenido da explicaciones y dice que es padre de familia, está en paro y dice que está en una situación difícil.

A los segundos llega la Policía y después de escuchar todas las versiones le dicen al hombre que se puede ir. Cuando este se va uno de los agentes paga los tarros de la comida infantil.

El Periódico de Aragón


9 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Un motorista invade el carril contrario y acaba cayendo por el barranco

Escapaba corriendo de un perro y acaba estampándose contra un coche que estaba aparcado