in

Un policía de Castelló mata a tiros a un perro y detiene días después al hijo de la dueña que había denunciado al agente

Marley era un perro mestizo de bóxer y labrador de 58 kilos y 10 años de edad que fue abatido a tiros por un agente de la Policía Local de Castelló el pasado 30 de mayo a pocos metro de la vivienda de su dueña. Una semana después, el hijo de la propietaria del perro ha sido detenido por el mismo agente que disparó al animal en la playa. Sobre ambos casos, las versiones difieren bastante.

Un policía de Castelló mata a tiros a un perro y detiene días después al hijo de la dueña que había denunciado al agente

Noelia, la dueña del can, defiende que Marley y otro de sus perros salieron de la casa al quedar una puerta entreabierta y que el agente ”podía haber disparado un tiro al aire para que se asustara y los perros habrían entrado para dentro de la casa a refugiarse, pero le disparó tres veces”. El agente no mostró arrepentimiento y denunció los hechos por lo penal.

Un portavoz de la Policía explicó a eldiario que la patrulla, que había sido requerida para otro servicio, localizó a dos perros “sueltos” y de raza “potencialmente peligrosa”. Cuando los agentes preguntaron a los vecinos por la procedencia de los animales, los perros “empiezan a gruñir y a ponerse agresivos”. Marley “intenta morder a los agentes” y es abatido mientras el otro huye.

La dueña ha explicado que su perro jamás ha tenido problemas de comportamiento. Los dueños de Marley defienden que el agente efectuó tres disparos con su arma reglamentaria aunque en las diligencias informativas que hizo el agente para justificar el uso de fuego real no se detalla ese dato. El perro no estaba catalogado como peligroso pero, “por su morfología”, según la policía, el agente “no tenía otro recurso en su defensa personal que usar su arma de fuego”.

El caso no quedó ahí. Este pasado 6 de junio, una patrulla de la policía fue a un local de la playa de Castelló por un supuesto exceso de aforo y durante la intervención, según la policía, el hijo de la dueña de Marley increpó a uno de los agentes, autor de los disparos que acabaron con la vida del perro.

La Policía afirma que el joven lanzó “insultos y amenazas, incluso de muerte” contra el agente y que opuso resistencia cuando le informaron que quedaba detenido. El abogado del joven defiende, en declaraciones a este diario, que no hubo en ningún momento actitud hostil o provocaciones hacia el agente.

La escena fue grabada por varios bañistas y algunos testigos tildan la escena de ”injusticia”. El joven, con bañador verde, es finalmente reducido y esposado y queda detenido por desobediencia y resistencia a agentes de la autoridad. A las pocas horas quedó en libertad con cargos.

La madre del joven ha explicado que cree que es un acoso y derribo por la demanda del perro. El abogado del detenido ha anunciado actuaciones legales contra el agente por abuso de autoridad. ”Es una actuación desproporcionada y en los videos se ve que es un abuso de autoridad bastante vergonzoso”.

Eldiario


29 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Fotografías de muros ondulados cuya construcción requiere menos ladrillos que los rectos

Entró a toda velocidad en una rotonda y acabó estrellándose contra el edificio de enfrente