in

Un niño se queda con la cabeza atascada en una puerta de metal

En Novosibirsk, Rusia, un niño de diez años metió la cabeza entre los barrotes de una puerta de metal y se quedó atascado justo cuando se abrió. Afortunadamente consiguieron rescatarlo gracias a la actuación de un grupo de personas que estaba cerca.

El incidente quedó registrado por varias cámaras de seguridad.


2 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Llega el verano y toca recordar este temazo

Conductores de autobús viviendo en carne propia lo que siente un ciclista cuando pasan muy cerca