in

Un hombre se encadena a un McDonald’s en Moscú para protestar por el cierre de la cadena en Rusia

[…] «Ahora no puedo comer la comida que he comido toda mi vida. No puedo viajar y ver el mundo. Me han privado de las tecnologías que se han desarrollado también gracias a mis compatriotas», asegura. […]

[…] Además, interpela a aquellos que han comentado su peso tras ver el vídeo del encadenamiento: «Peso más de 270 kilos. Es mi decisión, mi autoestima y mi libertad». […]

Vía

3 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading…

.

Nunca sabremos qué le dijo Putin a ese niño…

«¿Un poco más de vino?»