in

Quiso burlarse de un oso hambriento y casi termina devorado

Naiphum Promratee, un hombre de 36 años de edad, visitaba un templo en Tailandia y casi acaba devorado por un oso.

Quiso burlarse de un oso hambriento y casi termina devorado

Los monjes del templo tienen unas dos docenas de jabalíes en un pequeño recinto y un oso en una jaula y permiten a los visitantes que los alimenten.

Según algunos testigos, Naiphum fue visto visto bromeando con el oso colgando alimentos por encima de sus mandíbulas. En uno de esos momentos el animal consiguió agarrar al hombre y cayó al recinto. Al caer perdió la conciencia ya que no oponía ninguna resistencia.

Finalmente, fue rescatado del recinto y trasladado al hospital con severos rasguños y mordidas, pero su vida no corre peligro.


4 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Estos abuelos se convierten en las estrellas del festival

Trata de comer la pimienta más picante del mundo y su arrepentimiento es instantáneo