in

Once empleados compran una fábrica que iba a deslocalizarse fuera de Italia y salvan sus empleos

Esta pequeña fábrica de cerámica en Città di Castello, en la región de Umbría en el centro de Italia, iba a cerrar hace dos años, cuando el propietario decidió deslocalizarla al extranjero para encontrar mano de obra más barata en otro lugar. Pero los empleados no se dejaron abatir y decidieron actuar.

Solo 10 días después de ser despedidos utilizaron sus indeminazaciones para financiar una cooperativa que comprara su fábrica.


3 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

.

Este dependiente no se anda con tonterías…

»GRACIAS VALERIA». Cuando te olvidas de apagar el micro durante una clase online