in

Ninguno de los dos se rindió

Una de las cabras se quedó enganchada por la cuerda con otras dos y estuvo apunto de morir…

Suerte que estaba él allí…


3 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

.

El contraataque de la mantis

Cuando tienes un padre que es un auténtico troll