in

Mientras tanto, en Murcia…

Ya había acudido hasta en tres ocasiones a la galería Two Art, en Murcia, pero sin llegar a entrar. Se limitaba a observar fijamente una escultura hiperrealista que hay expuesta frente al ventanal delantero del local. Como si se hubiera enamorado de la chica tallada con vestido negro y de rodillas, que pertenece a una colección del artista Marc Sijan, el hombre no le quitaba ojo durante un buen rato. Pero este viernes el hombre fue un paso más allá…

Mientras tanto, en Murcia...


9 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

.

Pero, pero, pero…

24 horas de tráfico aéreo