in

Mientras tanto, en Murcia…

Ya había acudido hasta en tres ocasiones a la galería Two Art, en Murcia, pero sin llegar a entrar. Se limitaba a observar fijamente una escultura hiperrealista que hay expuesta frente al ventanal delantero del local. Como si se hubiera enamorado de la chica tallada con vestido negro y de rodillas, que pertenece a una colección del artista Marc Sijan, el hombre no le quitaba ojo durante un buen rato. Pero este viernes el hombre fue un paso más allá…

Mientras tanto, en Murcia...


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Pero, pero, pero…

24 horas de tráfico aéreo