in

Los jóvenes vascos dificultan el rastreo de casos de coronavirus al negarse a revelar sus contactos

Han saltado las alarmas en el País Vasco porque los casos de coronavirus se han disparado. Zarautz, Eibar o Elgoibar son sólo algunos ejemplos de rebrotes vinculados al ocio nocturno y protagonizados en su mayoría por jóvenes.

Los jóvenes vascos dificultan el rastreo de casos de coronavirus al negarse a revelar sus contactos

La mayor parte de los casos de COVID-19 confirmados en los últimos días en el País Vasco son de jóvenes menores de 30 años.

Por otra parte, el Departamento vasco de Salud se ha encontrado con otro problema: los jóvenes vascos se niegan a revelar sus contactos más estrechos.

”Les llamas y no te dicen nada por no chivarse; por no delatarse entre ellos no dan la información de manera real”, explica Janire Portuondo, enfermera de Osakidetza y coordinadora de la red de vigilancia de casos y contactos estrechos.

El trabajo de los llamados rastreadores es vital para cribar los brotes y evitar que el virus se extienda rápidamente. Según Janire, la falta de colaboración de los más jóvenes les hace perder “muchísimo tiempo”, ya que “en vez de salir todos los contactos en un día, van saliendo poco a poco”.

Vía


11 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Se queda atrapado con el coche en una zona de hierba seca y acaba provocando un incendio

El presidente de Filipinas insta a la Policía a que arreste sin vacilar a las personas que no usan mascarillas