in

Las señoras australianas no dan de comer a los patos…

Las señoras australianas no dan de comer a los patos…


2 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Madre mía cómo sopla el levante…

Mientras tanto, en un supermercado ruso: A golpe de embutido