in

Así son los cuerpos reales de las madres

Hace ahora más o menos un año Jade Beall empezó a subir a su cuenta de Facebook fotografías de cuerpos desnudos de mujeres que habían dado a luz. Eran fotos de ella misma y una amiga. Esas fotos, que mostraban los estragos de la maternidad en cuerpos reales, se hicieron virales.

Así son los cuerpos reales de las madres

En la actualidad, Jade está preparando un libro titulado A Beautiful Body (Un cuerpo bonito, en español), financiado a través de la plataforma de crowfunding Kickstarter. Jade solicitó un total de 20.000 dólares a los internautas, pero cuando estábamos escribiendo este artículo la ayuda iba por los 50.000 dólares.

Según explicó la mujer, la idea parte de una historia personal: »Cuando era adolescente sufría un profundo sentimiento de no merecer la pena. Tuve acné y no fui capaz de mirarme en un espejo durante casi tres años, a menos que fuera a la luz de las velas…. Gané 22 kilos con mi embarazo y eso se añadió a mi historia personal de odio a mi misma en una cultura que ensalza imágenes photoshopeadas de las mujeres en los medios de comunicación».

Para su libro, ha fotografíado a 50 madres que han posado de forma voluntaria. El libro se publicará el próxima año. Estas son algunas de sus fotografías…

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres

Así son los cuerpos reales de las madres


24 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

.
Se mete con una pareja gay y acaba recibiendo su merecido

Se mete con una pareja gay y acaba recibiendo su merecido

La perra Rosie y sus cachorros son rescatados con ayuda de un iPhone

La perra Rosie y sus cachorros son rescatados con ayuda de un iPhone