in

Islandia anima a sus ciudadanos a abrazar árboles para superar el aislamiento social

Islandia es un caso único en esta crisis sanitaria del Covid-19, según medios de diferentes partes del mundo. Tiene una población de 360.000 habitantes y han registrado menos de 1.800 casos de coronavirus y 10 fallecidos. Según algunos, el éxito se atribuye a que hicieron un gran número de test, llegando al 10% de la población.

Islandia anima a sus ciudadanos a abrazar árboles para superar el aislamiento social

Pero en este caso, la noticia es otra. La recomendación que han hecho las autoridades forestales del país a la población: Salir a abrazar árboles.

¿Cuál es la razón? lo cuenta Throstur Eysteonsson, director del servicio forestal islandés: “Abrazar árboles es bueno para ti, pero nuestra motivación principal es invitar a la gente a caminar por el bosque. Hay muchos hallazgos de investigaciones que muestran que pasar tiempo en un entorno boscoso tiene beneficios para la salud, y que pueden combatir el estrés, la depresión, la presión arterial y la función del sistema inmunológico. Abrazar un árbol no es más que una ventaja. Es intrínsecamente gracioso abrazar un árbol, te hace sonreír, y sonreír también es bueno para ti”.

Hay diferentes estudios que avalan estas palabras. David Strayer, psicólogo cognitivo de la Universidad de Utah, demostró que la exposición a la naturaleza permite al córtex prefontral “descansar” del estrés al que lo sometemos diariamente.

Los resultados llegan tan lejos como para afirmar que aquellos que se “pierden en el bosque” durante, al menos, tres días, rinden un 50% mejor a la hora de resolver problemas creativos y sienten cómo sus sentidos se “recalibran” hasta lograr experimentar sensaciones nuevas, entre otros beneficios.

Traveler


2 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Graban una colonia de mariposas monarca desde dentro con un dron disfrazado de colibrí

La Policía cierra en Madrid una frutería con un bar clandestino en la trastienda