in

Dos influencers se enfrentan a la deportación en Bali después de pintarse una mascarilla en la cara y entrar en un supermercado

Dos influencers se enfrentan a la deportación en Bali después de hacer un vídeo de broma en el que uno de ellos se pinta una mascarilla en la cara y entra en un supermercado, saltándose las leyes locales sobre uso de mascarilla.

Dos influencers se enfrentan a la deportación en Bali después de pintarse una mascarilla en la cara y entrar en un supermercado

El gobierno local confiscó los pasaportes de Josh Paler Lin y Leia Se y ahora ellos corren el riesgo de verse obligados a abandonar Indonesia por el vídeo.

En el vídeo Leia Se intenta entrar en el supermercado sin mascarilla, pero el vigilante de seguridad no le deja pasar. Luego se pinta en la cara una mascarilla simulando ser una mascarilla quirúrgica y el vigilante no se da cuenta de ello y consigue entrar en el local.

Este es el vídeo del momento:

Indonesia ha estado aplicando estrictamente sus mandatos de mascarilla. La policía puede imponer multas por el primer delito y deportar a los extranjeros por el segundo.

Aunque esta fue la primera vez que se saltaron la ley, el alboroto alrededor del video llamó tanto la atención que las autoridades locales confiscaron sus pasaportes.

«Serán examinados junto con Inmigración para tomar la decisión de deportarlos o no», confirmó a los medios locales I Putu Surya Dharma, portavoz de la oficina regional del Ministerio de Derecho y Derechos Humanos en Bali.

El vídeo original fue eliminado de su cuenta de Youtube y publicaron un vídeo en Instagram donde ambos y su abogado se disculpan por lo ocurrido:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Josh Paler Lin (@joshpalerlin)


10 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Desafío total en Vigo: primer concurso de lanzamiento de zapatilla al “estilo madre”

Rescate de un toro de más de 800 kilos que quedó atrapado en una playa asturiana tras caer por un acantilado