Con las manos en la cabeza y las piernas sobre el manillar. Así circulaba un repartidor de Glovo por Madrid

Seguro que no volverá a ir caminando por el muro de la playa