in

Habla el maestro de escuela tatuado de la cabeza a los pies al que le impidieron dar clase porque asusta a los niños

Ayer publicamos el caso de Sylvain Hélaine, un hombre francés de 35 años de edad que está tatuado de los pies a la cabeza y considerado como el hombre más tatuado de su país.

Habla el maestro de escuela tatuado de la cabeza a los pies al que le impidieron dar clase porque asusta a los niños

Sylvain fue noticia porque es maestro y un jardín de infancia le ha impedido dar clases a niños pequeños porque los asusta. Uno de los padres se quejó porque su hijo había tenido pesadillas después de verlo, a pesar de que no era su profesor.

Hélaine todavía trabaja en el centro pero solo puede dar clase a niños mayores de seis años La decisión que han tomado con el le parece muy injusta y triste. Nunca ha tenido problemas con los padres de los alumnos que están en su clase, mientras que aquellos que presentaron la queja en su contra ni siquiera fueron a hablar con él.

El profesor explica que quieren que le juzguen por su trabajo, no por su aspecto físico. Piensa que los niños no le tienen miedo. ”Quiero creer que entre 100 y 1.000 niños de unos 3 o 4 años solo uno o dos tienen miedo de verdad”, explica.

”Lo he vivido varias veces y solo basta con hablar con ellos para que todo vaya bien”. Espera que su historia ayude a lograr más tolerancia.

Fotografías de Sylvain Hélaine, el hombre más tatuado de Francia:




8 Comments

Leave a Reply
  1. Yo tampoco querria que este tipo sea el maestro de mis hijos. No porque piense que su aspecto les va a asustar, sino porque alguien que se tatua toda la cabeza es claramente un gilipollas. Y me gustaria reducir al minimo el numero de gilipollas con los que se deben relacionar mis hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Comparación del tamaño de todas las naves del cine de ciencia ficción en 3D

Prueban un Jet Suit para que los paramédicos lo utilicen para rescatar a víctimas en zonas remotas