in

Filadelfia y la Gripe española

Gripe española, la peor pandemia de la historia moderna. Nace en el último año de la Primera Guerra Mundial, y en dos años dejó más muertes que el propio conflicto bélico.

Filadelfia y la Gripe española

El 17 de septiembre de 1918 se tienen noticias de los primeros infectados de la gripe en la ciudad de Filadelfia. Pero las autoridades que también conocían el fuerte impacto que había tenido en Nueva Inglaterra, minimizaron su importancia y permitieron que continuaran grandes reuniones públicas, en particular un desfile patriótico por toda la ciudad el 28 de septiembre de 1918, destinado a vender bonos para financiar la Guerra. Seis días después se percataron de la gravedad y se llevaron a cabo los cierres de escuelas, y las prohibiciones de reuniones públicas.

En cambio, en San Luis los primeros casos de enfermedades entre civiles se informaron el 5 de octubre, y las autoridades se movieron rápidamente para introducir una amplia serie de medidas diseñadas para promover el distanciamiento social, implementando estas medidas el 7 de octubre.

Esas dos semanas de diferencia entre las dos ciudades para implementar las medidas de distanciamiento social supusieron estas diferentes tasas de mortalidad. 259 muertes semanales por cada 100.000 habitantes de Filadelfia, por 31 muertes semanales de San Luis.

Los cierres de escuelas, prohibiciones de reuniones públicas y otras intervenciones de distanciamiento social no se implementaron hasta el 3 de octubre.

El centro de control de enfermedades de los Estados Unidos también apunta al desfile como el mayor ejemplo de lo que no hay que hacer durante una pandemia. Al mes siguiente, más de 10.000 personas en Filadelfia murieron por menos de 700 en San Luis.


5 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Aless Gibaja: ”Hay que hacer con las personas lo mismo que con el pan del molde”

Estos empleados del servicio técnico comparten los peores casos que han visto en el trabajo