in

Fallece de cáncer sin lograr una sola cita presencial con su médico

Sonia empezó a sentirse mal en el mes de abril, su estado iba empeorando por momentos y sufrió un calvario hasta que consiguió que un médico la tratara de forma presencial. No fue hasta el mes de julio, cuando ya ingresada en el hospital, le diagnosticaron un cáncer de colon. El tumor ya estaba demasiado avanzado. El 13 de agosto, la mujer, de 48 años de edad, falleció en el hospital. Sonia era vecina de la localidad burgalesa de Espinosa de los Monteros y su familia denuncia la deficiente atención que recibió en Primaria.

Fallece de cáncer sin lograr una sola cita presencial con su médico

”Mi hermana se moría al otro lado del teléfono y Sanidad nunca le tendió la ayuda que necesitaba”. Estas duras y tristes palabras las pronuncia Lydia para el Correo de Burgos, para contar las vivencias de su hermana mayor, que falleció el pasado agosto por un grave tumor. El médico de cabecera del Centro de Salud de Espinosa de los Monteros no le dio nunca una cita presencial y tras un periplo de tres meses consiguió un diagnóstico cuando ya era muy tarde para ella.

Días antes había enviado otra carta a otro medio, el Diario de Burgos, para contar lo ocurrido. Lydia explicó que su hermana “pasó tres meses siendo atendida telefónicamente por su médico de cabecera”. “Pudo verla en unas cuantas ocasiones, por distintos motivos, pero no considero oportuno explorarla […] Ni siquiera se planteó hacerle una analítica pese a que ella narraba sin cesar sus fatigas”, continúa y agrega que cuando fue a Urgencias de dos hospitales “le llegaron a reprochar que acudiera en mitad de la pandemia”.

La familia acusa a la Consejería de Sanidad de haberse olvidado de que existen otras enfermedades graves y reclaman que no todos los pacientes ni todas las dolencias pueden atenderse telefónicamente. “Por teléfono no se ve el sufrimiento. Por teléfono es difícil percatarse de que una persona se está consumiendo”, clama Lydia.



En su testimonio en El Correo de Burgos Lydia admite que es posible que la enfermedad de su hermana fuera tan grave que no hubiera podido sobrevivir mucho más allá de agosto. Pero también señala que cabe la posibilidad de que si le hubieran hecho una analítica o una exploración temprana y le hubieran prescrito un tratamiento adecuado siguiese estando hoy con su familia.

El Correo de Burgos | Enviado por Mari | Aportes


6 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

El ”Crash-Test” realizado a la mayor velocidad del mundo

Un muerto y ocho heridos tras derrumbarse las estanterías de un supermercado por efecto dominó