in

Este buceador japonés lleva 25 años visitando a su amigo pez

Hiroyuki Arakawa es el encargado de vigilar uno de los santuarios llamados torii de la religión sintoísta, y se encuentra en la bahía Tateyama, en Japón. En todos los años que lleva trabajando ha conocido a muchas criaturas marinas que vivían alrededor del santuario y se hizo amigo de Yoriko, un pez lábrido asiático. Su amistad ya va por los 25 años. Cada vez que Hiroyuki ve a Yoriko lo saluda con un beso.

Este buceador japonés lleva 25 años visitando a su amigo pez

Hiroyuki Arakawa y Yoriko, su amigo desde hace 25 años:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Y así, queridos todos, es como la Iglesia se adapta a los nuevos tiempos…

Esto es lo que te puede pasar cuando te crees el más listo de la carretera