in

El Agujero del Diablo

El ‘Devil’s Hole’, también conocido como The Rotor, fue una de las atracciones más temerarias: hasta treinta personas entraban en un barril enorme que giraba a tanta velocidad que quedaban suspendidas en el aire. Eran frecuentes la asfixia y los golpes. También los niños eran admitidos.

El Agujero del Diablo

En los años cincuenta el mundo de las atracciones no contaba con la cantidad de normas de seguridad de hoy en día y los circos y parques de atracciones eran territorios salvajes que ofrecían números delirantes e instalaciones llenas de temeridad y peligro.

Devil’s Hole (Agujero del Diablo), fue una de estas atracciones, prohibidas más tarde, que tuvieron una gran popularidad. Su diseñador y patentador fue el alemán Ernst Hoffmeister, que lo ideó a finales de los cuarenta, estrenándose en el Oktoberfest de 1949.

El Agujero del Diablo


4 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Los jóvenes que ultrajaron el monumento a las víctimas del 17-A serán expulsados

Llegan a Madrid los ”pollofres”, gofres con forma de pene