in

Carta de un ochentero a los Reyes Magos

Carta de un ochentero a los Reyes Magos by @iSaBeLIiFaKe1

SCALEXTRIC.
Todos queríamos uno. Para montarlo, necesitabas una mesa más grande que la que diseñó @laSextaTV para la cena de Nochebuena. Forza Motorsport, versión analógica. Tres horas de preparativos, para media hora de juego. No había que preocuparse de la hora valle para jugar

Carta de un ochentero a los Reyes Magos

JUEGOS REUNIDOS GEYPER.
Nos echamos las manos a la cabeza con las casas de apuestas. Ya hemos olvidado que, de chavales, pedíamos este mini-casino de cartón. Uno para gobernarlos a todos. Cómo formar a un Pelayo. La ruleta ya venía trucada. Ludopatía infantil. Google Play retro.

MAGIA BORRÁS.
Ya queríamos ser magos antes de Harry Potter. Tropecientos cachivaches, para hacer sólo el truco de la varita que flota en la mano. Medio Got Talent empezó con esto. Juan Tamariz approves. El conejo no venía incluído. Para sibaritas con varita. CHIANANIANANIAAAAA!!

BALÓN MIKASA.
Sabéis por qué se llama así? Porque como te diesen un balonazo en la cara con eso, ibas de paseo hasta el planeta de E.T. con todos los gastos pagaos. «Mi primer tatuador». Arma de destrucción masiva con costuras. Hacías deporte y la pedicura de una vez. Eterno.

COLONIA CHISPAS.
🎶TU PRIMER VIAJEEEEEE,
TUS PRIMEROS APLAUSOSSS.
TU PRIMER TRABAJO, ¡QUÉ DURO EEEEEES!
TU PRIMEEERA AMIIIGAAA,
TU PRIIIIIMERA CANCIÓN.
TU PRIMERA COLOOOONIA,
¡¡¡¡CHISPAS!!!!🎶
No estoy llorando. 🥲🥲🥲🥲🥲

MOTORETTA.
La Harley-Davidson de la clase obrera. Ibas ahí montao y te sentías poderoso, el fakin boss del parque. Perdonavidas a pedales. Esos amortiguadores delanteros han sacado más dientes que todos los odontólogos de Madrid juntos. Asiento triplaza. Felicidad sobre ruedas.

EXIN CASTILLOS.
El Minecraft, en versión física. Culpable de una ola de gangrena plantar en los 80. Cualquier parecido del dibujo de la caja con el resultado final, era pura coincidencia. Cuando al niño le hacían PENSAR. Arquitectura divertida. Juego de Tronos vintage. Calatravas

DISEÑA LA MODA.
@MCiatica lo pidió 8 años seguidos. Ágatha Ruiz de la Prada al carboncillo. Cómo formar a un futuro Dr. Frankenstein. Culpable de las tardes de visitas al Bershka de tu pareja. «No tengo nada que ponerme». Din A-4 Fashion Week. El tiempo entre costuras, PEGI 3.

WALKMAN.
Nuestra playlist se limitaba a las baladas de los Scorpions, en soporte TDK 90 min. Ahora vacilas de Iphone. Antes, con el Autoreverse eras la p0lla en verso. El trayecto al insti es mejor con Cindy Lauper a todo trapo. La espumilla de los cascos duraba un cuarto de hora

HERO QUEST.
World of Warcraft, en cartón piedra. En la mesa, una cartulina. En nuestra mente, una mazmorra maravillosa llena de peligros. Dungeons & Dragons simplificado. Cómo empalmar la comida con la cena en una partida. Fantasía fantástica. Rol para todos los públicos.

SUBBUTEO.
El padre del FIFA. El salón de tu casa se convertía en Maracaná. Tu nivel de proísmo era directamente proporcional al tamaño del moratón de tu uña. Todos los jugadores sabían hacer la Gravesiña. El VAR era tu padre desde el sofá. Tiki-Taka de salón. Las chapas burguesas

MUÑECA REPOLLO.
Annabelle al lado de ésta era la Barbie. Era como una mezcla entre Carlota Corredera, Falete y Patricia Conde. No se podía mojar… ni darle de comer después de medianoche, por siaca. Chucky cuqui. El cuerpo, muy de comer repollo no lo tenía, la verdad.

CHEMINOVA.
Luego, que por qué la droga arrasó a una generación. Pero si ya nos pusieron el laboratorio en casa, joder. De aquí, o salías hecho un Profesor Bacterio, o salías hecho un narcotraficante. Breaking Bad: el origen. El seguro del hogar tenía una cláusula para este juego.

GAME & WATCH.
Ni 4K, ni ultra HD, ni VR, ni leches. Una pantalla de LCD, un pulpo, y a volar. El Génesis de los juegos para móvil. Candy Crush simplificado. La pila duraba lo mismo que la espuma de los Walkman. Ni «gaming», ni «streaming». LA MAQUINITA. Punto pelota.

SUPER CINE EXIN.
Otro de los deseados por todo quisqui. Cinema Paradiso. Cuando Disney molaba. Más moviolas que en Estudio Estadio. Taller de futuros cinéfilos. Las películas duraban menos que un adolescente viendo Pornhub. Cine mudo para niños. Legendario. Maravilloso. Genial.

ALFANOVA.
Los padres de los 80 se cagaron en todo el árbol genealógico del que inventó esto. En teoría, la escena de Ghost en slow motion. En la práctica, la cocina de tu casa pareciendo una obra de Dragados. De aquellos polvos, aquellos lodos. Manolo García le hizo una canción.

VESPINO ROSSI.
Si ve esto Irene Montero, le da un parraque. Más rosa que la de Operación Triunfo. Nenas de la anarquía. PEGI ♀️. A Santiago Abascal le regalaron una. La moto favorita del inspector Closeau. Llantas de empoderación ligera. 🎶SUBEETEE A MI MOOTO, UN VESPINO ROSSII🎶

TENTE.
Otro Minecraft. Si clavabas la foto, te convalidaban primero de ingeniería aeroespacial. Si pasabas descalzo por encima de sus piezas, primero de fakir. Empezabas tó motivao, y acababas haciendo un cubo de 4×4. Como los muebles de Ikea, siempre te faltaba o sobraba algo.

CANICAS 7.
Lo que flipamos cuando nos enteramos que había LANZADORES DE COMPETICIÓN para las canicas, ni cotiza. Las canicas, edición Cayetano. Más que canicas, eran rodamientos de tractor. Más de un cristal del salón se cambió por un cabreo jugando a esto. Petanca para imberbes.

PATINES.
Las correas eran robadas de la silla eléctrica de una prisión de Kentucky. Crónica de una hostia anunciada: si no frenabas, fractura de tabique contra el muro. Si frenabas, fractura de tabique contra el suelo. Las ruedas en línea es de blandos. Madreñas con ruedas. PAF!

RING TOSS.
Tortura china. El nivel de hijoputismo de su inventor es de otro planeta. La DGT estudió implementarlo como prueba de alcoholemia. El record del mundo está fijado en 3 anillas desde 1982. «Tu primer laboratorio in vitro». Pacienciódromo. Dark Souls es más fácil.

EXIN BASKET.
Lo diseñó el primo del de arriba. El marcador más abultado registrado fue 4-2. La selección de Corea del Norte encesta más. Simulador de Chicho Terremoto. Mientras jugabas, ponías la voz de Ramón Trecet. De cuando Epi aún jugaba. I believe i can play. Más de 5.000pts

Vía @iSaBeLIiFaKe1


11 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

.

Descongestión inesperada

Es la hora de la siesta