in

Asturias rural: Los turistas se sorprenden y se quejan de que los gallos canten y las vacas mujan

Cada años llegan multitud de turistas a la parroquia de Quintueles buscando la desconexión y la tranquilidad que les ofrece la vida rural. Sin embargo, y para incredulidad de los vecinos, «algunos se sorprenden, e incluso se quejan, de que los gallos canten, las vacas mujan y lleven al cuello un cencerro que suene con el movimiento, los cortacésped funcionen a la hora de la siesta…».

Asturias rural: Los turistas se sorprenden y se quejan de que los gallos canten y las vacas mujan

Cansados de estas quejas, los vecinos han hecho un cartel en el que abogan por «una armoniosa convivencia entre foráneos y vecinos».

«Estamos encantados de que la gente venga a Quintueles, le dan mucha vida al pueblo, pero cuando vas a un sitio debes adaptarte. No puedes venir a un pueblo y quejarte por las vacas o los gallos hagan ruido», explican.

Esta no es la primera vez que la vida rural choca con el sector turístico. En 2019, el canto de un gallo enfrentó al responsable de un alojamiento rural de Cangas de Onís con el propietario del animal porque molestaba a sus clientes.

El Comercio


3 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

.

¿Cuántos de vosotros se pasaría la tarde comiendo fruta con Magui Corceiro?

Japón: Un ciervo espera a que un coche se detenga por completo para cruzar en el paso de cebra